1ª Crónica de FITUR 2017

Madrugué para llegar a la inauguración de la Feria con tiempo de comprobar que todo en el Stand de Fijet España estaba en orden, pero no recordé las largas colas que, ya en la m-30, se forman por la cantidad de asistentes a la misma.

Tras dar varias vueltas al parking, logre un sitio no muy lejos de la puerta de acceso al pabellón 10 donde está situado el  stand de FIJET ESPAÑA y, muy contenta al aparcar, entré en la feria.

Siempre me ha sorprendido que el día anterior y casi anochecido los pabellones son un amasijo de maderas, pinturas, plantas, hervidero de operarios afanados con sus herramientas y, parece difícil imaginar, que solo unas horas después, cuando FITUR abre sus puertas, todo este en su sitio y perfectamente ordenado y limpio. ¡Parece cosa de magia!.

Llegué al stand y, tras organizar mis citas, comencé el periplo” de cumplir con ellas. En primer lugar fui al Stand de Eslovaquia en respuesta a la invitación de don Enrique Sancho director de la agencia “open comunicación”.

Tras unas palabras de agradecimiento por parte del embajador de este país, su secretario de embajada intervino destacando  la cantidad de castillos, alcázares  y palacios, huellas de acontecimientos históricos, empresas vinícolas, el mayor altar gótico conservado en el mundo o los balnearios (mencionando la ayuda que supuso  para ellos la figura de la española Isabela de Borbón) que hacen de Eslovaquia un país a conocer.  País que, como añadió el secretario, es ideal para viajar en un fin de semana, por precio y  por accesibilidad y, además, porque puedes combinarlo con un viaje para conocer Viena, pues ambas capitales se hallan tan solo a 60km de distancia.

Tras un sorteo en el que, por supuesto, no me tocó nada, y un estupendo aperitivo con productos típicos de Eslovaquia, me dirigí al pabellón de la cadena de hoteles Meliá donde se presentaban las principales tendencias y expectativas para el gigante hotelero.

Muchas, muchísimos profesionales acudieron a la cita y no sé cómo logre un puesto cercano a la pantalla de presentación lo que me permitió escuchar fácilmente las explicaciones de las novedades y avances de la compañía Meliá. De todos es conocido en nuestro sector que a la compañía le va bien, más que bien y, recordando las palabras de Don Miguel Fluxá, eso es   consecuencia de las grandísimas apuestas en inversión y modernización que cada año realizan. No voy a reproducir cifras que seguro son conocidas, todas buenas y al alza, pero destaco la apertura del “Gran Meliá Palacio de los Duques” de Madrid, una extraordinaria obra de arte en el centro cultural de Madrid, en cuyo interior los famosos hermanos Torres  han abierto el  restaurante  “Dos cielos Madrid”. Pude acercarme a los hermanos que  pesar de su fama, merecida en mi humilde opinión, son muy accesibles y simpáticos. Y, a modo de anécdota, he de decir que han logrado que alguien como yo, que no  soy precisamente una enamorada de la cocina, se divierta y, poco a poco disfrute entre fogones. Atentos en todo momento con todos aquellos  que, como yo, querían hacerse una foto con ellos. Decidí que mi próximo aniversario lo celebraría en su restaurante pues las delicias que ofrecieron durante la presentación son un maravilloso anticipo de lo allí ofrecen.

Eran las 13.15 y a las 13.30 tenía que estar en la otra punta de la feria, lo cual no es extraño porque eso es parte de la actividad de Fitur, correr de un stand a otro mientras las piernas aguanten. Israel presentaba “city breaks Tel Aviv y Jerusalén” y ofrecía un pequeño ágape a los asistentes. Se retrasaron y no pude escuchar la presentación ni probar el agape por la cantidad de gente que había y por los, como los llama mi amigo Mariano, los “comecanapes”, que dieron en 5 segundos buena cuenta de ellos. En concreto me sorprendió un señor de edad avanzada que, sin vergüenza alguna, alargo la mano sobre una serie de canapés y la cerró “ramplando” con 5 de una atacada. Nunca lo entenderé, ¿no comen en sus casa?, se trata de probar delicias del país, no de comer gratis o, al menos, eso creo.

De nuevo corriendo fui a la ceremonia del traslado de la “Capital española de la gastronomía” de Toledo a Huelva y, por supuesto, ni siquiera intente quedarme a la degustación posterior, no entraba ni un alfiler.

Acudí a la presentación de la renovada revista “Turismo de viajes”, título al que le tengo un gran cariño pues durante muchos años fue directora de ella la periodista Maria Teresa Aguiló Sanmartín, mi madre.

Recuerdo perfectamente cuando no existían los programas que ahora se utilizan para la edición, el corta y pega etc. y mi madre hacia las composiciones en la mesa del comedor quitando de aquí, moviendo allá , hasta que decidía que todo estaba perfecto y era entonces cuando lo llevaba a la imprenta, con todo el trabajo de edición hecho.

Y de nuevo corriendo a la presentación de la Semana Santa de la Provincia de León. Mientras esperaba el comienzo, pose mi mirada en el stand de Cuenca, mi ciudad natal.

Debo decir que la atención tanto Marta Segarra Juárez, Concejal de Cultura y Turismo de Cuenca, como de Ana Chacón García y de Mª Carmen Azabal, fue tan especial que, de pronto, el cansancio de un día tan complejo desapareció.

Encontrar personas “facilitadoras”, personas dispuestas a escucharte y, si tienes suerte y yo la tuve, que además se impliquen contigo es “ganar la lotería”, y yo ayer al final del día gané. Decidí que con el buen sabor de boca que me dejo mi visita a “Cuenca “ era hora de regresar a casa y tras ordenar la agenda para mañana,….. dejo esta crónica. Mañana será otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.