Luis Callejón, un gigante del Turismo

El pasado martes, falleció Luis Callejón Blanco, que vivió y trabajó siempre en la actividad turística.

Persona de carácter abierto y gran creatividad, no dudo en calificarle de gigante del turismo, no sólo como emprendedor, fundador, promotor o presidente de empresas  y Asociaciones, sino también por cuanto a sus colaboraciones periodísticas se refiere.

Al margen de sus varios títulos académicos, siempre en el área del turismo y en la gestión de las empresas de ese campo, especialmente en las hoteleras, no limitó su saber a la teoría, sino que dirigió varios hoteles, desde Canarias a Cuba, pasando por Andalucía y presidió Asociaciones Empresariales, destacando la de Hoteleros de la Costa del Sol, Zontur y la de Turismo y Hostelería de Andalucía (ASETHAN) de la que todavía era Presidente Emérito, Además, promovió destinos y negocios en muchos países, iniciándose en Cuba, donde presidió la Cadena Cubanacan y estuvo siempre presente en los destinos americanos para colaborar en su creación o promoción, como es el caso de la Feria del Turismo de Ecuador, Perú  y otras varias. En Euroal, que también presidió, tuvo el acierto de traer a España una organización, en un principio débil, y elevarla a un rango destacado, celebrado anualmente una reunión de la directiva y un Salón Internacional de Turismo, en el Palacio de Congresos y Exposiciones de la Costa del Sol, en Torremolinos, que dirigió con grandísimo acierto, y donde, entre otros muchos premios, recibió el reconocimiento de la Federación Mundial y de la Asociación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET y FIJET ESPAÑA), organizaciones de la que era socio muy valorado y querido. El Salón de Euroal, en Torremolinos. reunía, gracias a las buenas relaciones de Luis Callejón, a los mejores periodistas de turismo de todo el mundo, quienes, luego recibían invitación de las autoridades turísticas andaluzas para realizar alguna ruta de seis días por distintas provincias de la Comunidad  y cuya organización era perfecta y dio rendido fruto en las numerosas colaboraciones que los periodistas españoles y extranjeros publicaron. Y es que, Callejón, se hizo notar también en sus colaboraciones de prensa, donde sus críticas acertadas y siempre positivas o sus recomendaciones, eran muy bien acogidas. Todavía, no hace mucho tiempo, recibíamos sus habituales colaboraciones en la revista “El Observador” en la que,  en la  sección que Luís titulaba: “Diálogos con el besugo”, hacía gala de su humor, puesto al servicio de la sátira más brillante y siempre en torno a los problemas o el futuro del turismo.

           Ahora Luis estará en otro mundo, para él nuevo, donde también se hará notar por su bonhomía y su saber. Los que estamos pendientes de esa partida, que a todos nos llega, para el viaje más allá del mundo que conocemos, y esperamos la llamada con tranquilidad, no tenemos más que orar por él, en la seguridad de que nuestra oración contribuirá a incrementar el afecto con que Dios le habrá acogido en el lugar que reserva a los Justos. Y a sus familiares hacerles llegar nuestro pesar y nuestra compañía en este difícil trance de despedir a un ser querido, por mucho que creamos que pasa a una vida mejor.

 

Compártelo: Compártelo en las redes sociales.
  • email
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Print
  • Twitter

Deja un comentario