Descubriendo “La Perla del Danubio»: Budapest (II)

El Parlamento de Budapest

Amaneció el día con reuniones de las más altas esferas y, como primeriza que soy, pues me dediqué a pasear por los alrededores del hotel hasta que los «barones» terminaran. Mi viaje de descubrimiento de la ciudad continuó con la visita al Parlamento de Budapest. Este  es el edificio más representativo de la ciudad y uno de los más famosos de Europa. También es  el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Construido entre 1884 y 1902 según los diseños de Irme Steindl en estilo neogótico pero con claras las influencias renacentistas, y un toque bizantino omnipresente en sus salas y pasillos.

IMG_1564

En la visita paseas por diversas estancias que te sobrecogen e impresionan. A la entrada de la Cámara Alta se pueden encontrar una especie de ceniceros hechos específicamente para sostener los puros de sus señorías, cada uno tenía el suyo asignado, ¡que tiempos aquellos que se podía fumar sin parecer un delincuente!.IMG_1563

En la Sala de la Cúpula se exponen diversas estatuas de los reyes de Hungría y en el centro desde el año 2000 una vitrina muestra las joyas de corona de Hungría: la Corona, el Cetro, el Orbe y la Espada de estilo renacentista. Como curiosidad , uno de los reyes de Hungría al ser coronado con otra corona nadie lo reconoció como tal y hasta que, la tercera vez, lo hizo con esta corona, los húngaros no lo reconocieron como su rey.

Barroquismo, dorado reluciente, con su impresionante escalera principal y su alfombra roja. Aquí como en la Opera, tanto los materiales como los artesanos debieron ser prioritariamente húngaros aunque existen  excepciones como los  mármoles italianos que  cubren las columnas pues las paredes se cubren con “falso mármol”.IMG_1575

Al terminar la visita y dado que algunos periodistas nos encontrábamos muy cansados decidimos utilizar el ascensor que encontramos, que resulto ser el de parlamentarios y estaba prohibido a quienes no fueran ellos. Vaya susto cuando al abrir la puerta nos encontramos con militares armados con cara de no comprender como habíamos llegado hasta allí. Al final todo quedó en una anécdota mas.

Bastión de los Pescadores

En un paseo en autobús descapotado los organizadores Húngaros nos pasearon por la ciudad y pude ver el Bastión de los Pescadores, mirador situado en la colina de Buda, en la orilla oeste del Danubio. De estilo neo-románico debe su nombre a que en la Edad Media esta parte de la muralla fue defendida por el gremio de los pescadores.

IMG_1497

Coronado por  siete torres conmemoran a las siete tribus magiares que  conquistaron el país. El próximo viaje prometo visitarlo en profundidad.

IMG_6834

Un  helado «New York» en la cafetería del mismo nombre, situada en el magnífico hotel Bóscolo te hace revivir el esplendor de la vida pudiente a finales del 18 y principios del 19, gracias a su  decoración  art decó rococó, sus lámparas increíbles, sus techos decorados con frescos e  incluso un baldaquino que recuerda al de San Pedro del Vaticano. El New York Café fue uno de los cafés más importantes de Budapest desde su inauguración en 1894.

Plaza de los Héroes

Como broche para este día me dirigí caminando hacia  a la Plaza de los Héroes, donde sus estatuas conmemoran a los líderes de las siete tribus magiares y de 14 reyes o jefes de estado. Realmente impresionan estas estatuas de guerreros y me acordé de los cuatro jinetes del apocalipsis. La Plaza de los Héroes está dominada por el Monumento del Milenio, con la Tumba del Soldado Desconocido en el frente. En el centro hay una columna de 36 metros de altura y en su punta una estatua del arcángel Gabriel.  A los lados se encuentran el Museo de Bellas  detrás el Parque de la Ciudad, con el castillo de Vajdahunyad.

IMG_1409

Puente de las cadenas

La vuelta al hotel aprovechando el magnífico tiempo  que hacia me llevo hasta la orilla del Danubio donde contemple el Puente de las cadenas de noche, ¡qué gran espectáculo!.

IMG_6957

Como el Danubioo sólo se podía cruzar en barco o, durante los inviernos fríos, caminando sobre sus aguas congelada el 20 de noviembre de 1849 se construyó el Puente de las Cadenas , aunque su nombre oficial es Puente Széchenyi en honor a su creador, el conde István Széchenyi, (su constructor fue Adam Clark). Unos leones flanquean su entrada y dice la leyenda que si el país se encontrara en , cobrarían vida para defenderlo. Como durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes volaron todos los puentes de la ciudad,  el actual Puente no es el que se construyó hace más de 150. Este se inauguró en 1949, 100 años después del primero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.