Días de dolor en el mundo turístico

Iniciamos esta web, que todavía sigue en proceso de experimentación, el pasado año, con un saludo del presidente que pretendió dejar algunas señales de nuestra actividad. Pero, como somos una Asociación de profesionales en activo, ha resultado difícil conseguir que alguno de nosotros le prestara la atención necesaria convirtiéndose en web máster. Sólo Miguel Ángel González Suárez y Ana Bustabad han aportado cuanto han podido, en tanto que los demás, por diversas causas,  ni siquiera pudimos ayudar en el proyecto. En nuestra última Asamblea General, celebrado en FITUR, -gracias a la generosidad de su directora Ana Larrañaga y la ayuda de todo su equipo, que puso a nuestra disposición un stand y una sala de conferencias- acordamos hacer un esfuerzo para dar a la página el contenido que deseamos y en ello estamos. Como no podía ser menos hubo ofertas de todo tipo, pero, como antiguo en el gremio, sé muy bien que un profesional de la comunicación, independiente, tiene mucha tarea personal por delante como para poder atender adecuadamente una web corporativa. Así pues, dejemos abierto el futuro y ojalá hallemos una buena solución.

Entrando en el objeto de nuestra dedicación, el turismo, la renovación de este antiguo saludo, tiene que entrar, desde el dolor, en esa brutalidad con que los enemigos de la libertad han segado la vida de varios turistas, y entre ellos la de dos españoles, en ese país que los asociados a FIJET ESPAÑA amamos tanto por ser el de la nacionalidad del presidente de nuestra Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET), Tijani Haddad, y en la que también, para tantos mandatos como corresponden a cuantas elecciones decidí presentarme, fui elegido Vicepresidente. Muchas son las veces que he visitado Túnez con motivo de Congresos, reuniones del Comité Ejecutivo y del Comité de Directores o de la Asamblea General y en todas esas visitas el recibimiento a cuantos componíamos el equipo español ha sido fraterno y nos ha permitido disfrutar del país de lado a lado, comprobando la variedad de sus recursos turísticos y su belleza e interés histórico, paisajístico, geológico y un largo etcétera. Precisamente, entre dos edificios que albergan la democracia y el respeto a la libertad – el Parlamento – y la belleza máxima – El Bardo, museo donde se exhiben los más preciosos mosaicos que uno pueda imaginar, se ha producido el ataque terrorista más ilógico que pueda darse, ya que atacar a los turistas es tanto como volar los puentes de la paz y de la tolerancia universal, causando grave daño a los más necesitados, en los países donde sólo el consumo y los servicios al turista puede hoy asegurar el porvenir de los artesanos y menestrales.

Por si fuera poco, cuando escribo estas notas, un avión ha caído a tierra, sin que se conozcan las causas, al parecer no muy fáciles de adivinar, si me dejo llevar por las varias voces, muy autorizadas, que he escuchado en los medios, sobre el terrible suceso. De momento, y antes de entrar en suposiciones que tanto daño puedan causar a la aviación, al turismo y a la economía, me limitaré a lo más humano que de todos debe surgir ante un hecho semejante: Mi solidaridad y la de esta Asociación que presido con los allegados a las personas que han perdido la vida. Y, como soy creyente, mi oración por las almas de quienes – ojalá haya sido sin apenas darse cuenta de que iban a morir- han traspasado la frontera terrenal.

                                                                         Miguel Ángel García Brera

Presidente de FIJETESPAÑA

Miembro del Comité de Directores de FIJET

Compártelo: Compártelo en las redes sociales.
  • email
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Print
  • Twitter

Deja un comentario